Mi manera de entender la fotografía

…No busco el histograma perfecto, sino la imagen que transmita un mensaje.

No trato de ser un ingeniero óptico, electrónico, físico o el mejor analista de datos. Tan sólo busco comunicarme a través de las imágenes que capturo y luego muestro, e incluso en otras ocasiones sufro de la necesidad de acompañarlas con unas líneas de palabras escritas.

Hubo un tiempo en el que hubiera cambiado toda mi vida por la fotografía, pero con el paso de los años he comprendido que este mundo, además de para los mejores, es también el lugar elegido para aquellos que tienen la suerte de contar con una ayuda financiera.

Y sigo sin comprender a aquellos que se compran una cámara fotográfica y no disfrutan de la fotografía, limitando su pasión a estúpidas comparativas de diagramas tecnológicos, datos informáticos y muestreos de sensores. Señores, para  mí ustedes no son fotógrafos, sino meros adictos a la tecnología que se han comprado una cámara modelo 'X' porque en ese momento era la moda. La tecnología ha de ser nuestra aliada, pero no permitamos en ningún momento el ser esclavos de ella.

Fotografiar es disfrutar en todo instante; pensar en cómo vamos a mostrar lo que ahora vemos y el por qué lo queremos mostrar sin la necesidad de atarnos a estúpidas tecnologías… La luz existe antes que el hombre y desde la antigüedad el hombre ha deseado, y afortunadamente conseguido, escribir con ella.

Siento que ya no se valora el esfuerzo de aquellos que quieren construir mensajes desde la fotografía, sino que el valor lo ostentan los medios que te aportan para realizar el trabajo.

Quizás jamás llegue a ser un buen fotógrafo, pero desde luego lo habré intentado y en el camino seguro que divertido. Y no quiero despedir este prólogo sin decir que la fotografía no es una competición, sino un camino de expresión.

Visita mi Portafolio

Ultimos artículos escritos

Palabras y fotografías pueden trabajar conjuntamente para comunicar con más fuerza que por sí solas (Wiliam Albert Allard).
3
May

THE BIGHEADS

Cuando tienes la suerte de poder fotografiar juntos a Macuel Cabaniñas y Javier San Miguel te sientes como un privilegiado. Este par de músicos son personas entrañables...

15
Sep

GERVASIO SÁNCHEZ …imprescindible

               A principios de este verano tuve la ocasión de compartir unas jornadas con el periodista y fotógrafo Gervasio...


El proceso en mí obra

La inspiración viene del alma y, cuando la musa no está cerca, incluso la mejor medición de la exposición sirve de poco (Ralph  Gibson).
La fotografía es un lenguaje, una técnica y un arte. Es un modo de captar y exponer gráficamente la realidad visual. Cada fotografía es un fragmento, un recorte de realidad interpretada con nuestra mirada a través de la cámara, que puede transformar esa realidad en otra o en ella misma perpetuada.

La fotografía es el arte de fijar y reproducir por medio de reacciones químicas o electrónicas, en superficies convenientemente preparadas, las imágenes recogidas en el fondo de una cámara. También fotografiar es “aprender a ver”, es “jugar con la luz” y  es “manipular la luz como si de plastilina se tratase”.

La fotografía es la conservación perpetua de un instante irrepetible, de un recuerdo, de un anhelo o de una situación concreta del espacio-tiempo.

Suerte es lo que sucede cuando la preparación y la oportunidad se encuentran y se fusionan. Pero sin una preparación previa será muy difícil el llevar a buen fin la fotografía.

Sé consciente de lo que vas a hacer: Recuerda que tanto el equipo como la técnica no será la misma dependiendo del estilo fotográfico que vayas a realizar. No utilizarás los mismos medios si las fotografías las pretendes realizar en el estudio o en el exterior, si vas a realizar una sesión de moda, a fotografiar paisajes o a recrearte en la macrofotografía.

Revisa tu equipo fotográfico antes de comenzar la jornada fotográfica: Asegúrate de que todo esté funcionando correctamente. No hay nada peor que estar realizando fotografías y encontrarte con problemas de este tipo. Asegúrate también de tener baterías de repuesto y suficiente espacio en la memoria.

Conoce bien el funcionamiento de tu equipo.: Si lees el manual de tu cámara o de cualquier accesorio importante de antemano y practicas hasta que te sientas cómodo y con confianza, podrás utilizar la totalidad del tiempo a lo que realmente deseas hacer – FOTOGRAFÍAR -.

Fórmate técnicamente: Asiste a una escuela de fotografía, a cursos de aprendizaje, a talleres, infórmate a través de páginas web, ten tu propio autoaprendizaje si no es posible de otra manera. Pero sobre todo visiona la obra de otros, dedica tiempo a ver y conocer la obra de los clásicos de la fotografía y también de los contemporáneos, de profesionales y de aficionados.

 

La "toma" es el momento vital de la fotografía, no solo se trata del 'clic'. Es el instante en el que todo sucede y que deseamos perpetuar.

Si somos fotógrafos, y antes de usar una herramienta como es la cámara, debemos 'crearnos' la fotografía en la cabeza justo antes del disparo. La luz, la composición, lo retratado etc… deben juntarse en nuestra retina y ser procesados para llegar a la idea que queremos concebir.

Para esta acción debemos de tomar distintas decisiones en cuanto a velocidad de disparo, abertura de diafragma, balance de blancos, ISO, elementos ópticos a utilizar (todo esto en cuanto a los aspectos técnicos de la cámara fotográfica).

Y por supuesto decisiones aún más complejas y mucho más difíciles de explicar como serían el ángulo de la toma, el encuadre más correcto y sin lugar a dudas las dos más importante de todas: el SUJETO y el MOMENTO.

El SUJETO nos dará el protagonista de la imagen realizada, pero no tendrá un sentido comunicativo si no realizamos la toma en el MOMENTO oportuno.

Y dentro de la toma introduzco otras variables de pensamiento:

1.- Intención: ¿Qué quiero que comunique la imagen?, ¿de qué trata la  imagen?, ¿qué atmósfera, pensamiento o emoción quiero que transmita?.La intención es el punto de partida de la imagen y es el lugar desde el que se  decide a dónde se dirige con la imagen (estética) y cómo llegar hasta allí (proceso). La intención es mi visión para la imagen hecha de un modo consciente.

2.- Estética: ¿Qué aspecto tiene una atmósfera o emoción?, ¿qué aspecto debe tener mi imagen para comunicar esa atmósfera, pensamiento o emoción?, ¿qué quiero que vea el espectador?, ¿a qué me refiero con esta imagen?. En resumen, ¿QUÉ QUIERO QUE VEAN?.

Cuanto más profundizo en la fotografía más seguro estoy de la existencia de tres imágenes para la composición de una fotografía final:

  • La que uno imagina
  • La que uno dispara
  • La que uno muestra tras procesarla

Y mucho me temo que cuanto mejor sea uno en las dos últimas, más puede acercarse a la primera de ellas.

En el revelado o procesado digital también me surgen preguntas: ¿Con qué herramientas de procesamiento digital cuento?, ¿photoshop?, ¿lightroom?, ¿ambos?, ¿otras?, …, ¿cómo las puedo utilizar para que la imagen tenga el aspecto que deseo?.

Y dentro de este proceso busco y arreglo los puntos débiles presentes en la imagen: motas de polvo, horizontes caídos, distintos puntos de distracción y por último intento maximizar la atmósfera de la imagen con la manipulación si fuera necesaria de la temperatura de color, la exposición, saturación y el tono.

Finalizando todo el proceso con la intención de dirigir la mirada dentro de la imagen de lo general a lo particular, de lo global a lo local y diferenciado, obligando a la mirada del espectador a dirigirse a zonas concretas de la imagen.

Y el final de todo este proceso me lleva al encuentro con 3 imágenes:

  • La que uno imagina
  • La que uno dispara
  • La que uno muestra tras procesarla

Y un soporte final: el 'PAPEL', porque la fotografía nació para ser vista entre las manos y compartir sus sensaciones granuladas con el tacto.